4 errores que cometes al lavar tu rostro.

Lavarse la cara parece bastante simple, ¿cierto? Salpica un poco de agua en tu cara, frota un poco de jabón neutro y enjuaga. Pero para aprovechar al máximo tu rutina diaria de limpieza,  necesitas un poco más de cuidado y consideración. El cómo se lava la cara es importante, Pero también el cuándo, con qué frecuencia y qué tipo de lavado facial usas.

La limpieza facial adecuada previene los brotes de acné, puede mejorar la salud de la piel e incluso puede reducir la inflamación de la piel.

Error # 1: olvidarse de lavarse la cara antes de acostarse

Lavarse la cara por la noche es una regla difícil cuando se trata de cuidar tu piel, incluso si no usas maquillaje. Durante el día, los aceites naturales y el sudor se acumulan en la piel. Estamos expuestos al medio ambiente, lo que significa que la suciedad y la contaminación se acumulan en nuestra capa externa de la piel. No eliminar toda esta suciedad  al final del día puede causar irritación de la piel, inflamación y brotes de acné.

shutterstock_206625799

Error # 2: omitir la limpieza matutina

Puedes pensar que limpiar la piel antes de acostarse es todo lo que necesita para despertarse con la cara fresca, pero otro enjuague por la mañana es una buena idea. Los gérmenes de tu funda de almohada se pueden pasar a tu cara mientras duermes. Pero incluso si lavas las fundas de almohadas muy seguido, una limpieza matutina es la mejor práctica. Mientras das vueltas por la noche, las bacterias de la saliva y los aceites del cabello se transfieren fácilmente a la cara y los ojos. Incluso un enjuague rápido por la mañana es suficiente para refrescar tu piel y permitir la mejor absorción de los otros productos para el cuidado de la piel que aplicarás sobre ella.

ceja copia

Error # 3: usar agua muy caliente

El agua caliente no es amiga de tu piel, especialmente en un área tan sensible como tu rostro. Puede sentirse bien en la ducha o cuando acabas de llegar a casa después de un día frío de invierno, sin embargo; las temperaturas extremas, como las duchas calientes y humeantes o el agua caliente, pueden causar la dilatación de los vasos sanguíneos y la rotura del tejido fino. El agua caliente elimina naturalmente la piel de la barrera de aceite necesaria que ayuda a mantener la integridad de la piel”. Esto significa que tu piel se secará más rápido y por lo tanto se volverá escamosa con el tiempo y te provocará comezón. En su lugar, use agua tibia para lavarse la cara.

shutterstock_223356304

Error # 4: Usar el limpiador incorrecto para tu tipo de piel

El limpiador que a tu mejor amiga le funciona de maravilla podría no hacer lo mismo por ti. Esta es la razón por la cual muchas compañías de cuidado de la piel crean líneas de productos de cuidado para cada tipo de piel. Si tienes la piel sensible, usa un limpiador hidratante y suave.Si tiene la piel grasa o propensa al acné, usa un limpiador espumoso o a base de ácido salicílico para eliminar el exceso de aceite y suciedad.

shutterstock_212468104

Sigue estos consejos y verás que tu rostro te lo agradecerá de sobremanera.