¿Cuáles son los beneficios de la toxina botulínica?

El tratamiento con la toxina botulínica es una de las técnicas estéticas sin cirugía más empleada entre los mejores especialistas de medicina estética del mundo. Permite combatir las líneas de expresión y las arrugas sin necesidad de pasar por el quirófano. En pocos días se consigue una piel lisa con una significativa atenuación de las arrugas. Estos son los beneficios de la toxina botulínica:

MQB-TOXINA-B-01– Es una técnica poco traumática, y no suele dejar signos de inflamación y hematomas relevantes, permitiendo al paciente volver a su vida normal desde la primera hora post tratamiento

– Se puede aplicar en cualquier época del año

– Los resultados son progresivos durante las primeras dos semanas, y definitivos a partir de los 15 días

– La piel es lisa, las arrugas atenuadas

– El efecto puede durar entre 3 y 9 meses y la pauta recomendada es de 2 sesiones anuales.

– No requiere anestesia, ni siquiera tópica

– No requiere pruebas de alergia

– Se adapta a cada rostro y forma de gesticular

– No produce variación de los volúmenes y proporciones del rostro, dando un aspecto más natural que los productos de relleno.

A pesar de todo lo anterior, con frecuencia hay pacientes con predisposición negativa hacia el tratamiento, influenciados por la “mala fama” injustificada que tiene el tratamiento. “Cara inexpresiva”, “ planchada”, “ “sin naturalidad” son los comentarios que suelen hacer los pacientes a los que se le plantea un tratamiento con la toxina botulínica por primera vez.

 
MQB-TOXINA-B-02

La toxina botulínica tiene varios detractores que la acusan de producir resultados antinaturales. Sin embargo, eso pasa muy rara vez ya que el nivel de atenuación de las arrugas se puede graduar, consiguiendo la expresividad que se desea. A menudo se recurre al tratamiento en solo algunas partes de la cara, determinadas zonas, según el criterio médico y las necesidades del paciente. Una vez conocido el efecto, muy pocos renuncian a él por su alta eficacia, rapidez, y paradójicamente, su naturalidad, la sensación de mejor cara, mas que solo atenuación de las arrugas.

En cuanto a las caras deformadas, la mayoría son fruto de otros tratamientos bastante más agresivos de la medicina estética: liftings quirúrgicos, rellenos abusivos. También influyen los diferentes criterios de belleza de los profesionales y de los demandantes del servicio, condicionados por las modas y el medio cultural en los que viven. Desde luego el uso de la toxina ha abierto un antes y un después en la práctica de medicina estética, y es un tratamiento muy recomendado para mejorar la imagen y prevenir los efectos del envejecimiento.
MQB-TOXINA-B-03