¿Duelen los tratamientos para adelgazar?

La obsesión por bajar de peso ha estado presente en la sociedad por cientos de años, pero así que probablemente haya muchas maneras de lograrlo que sean verídicas, también existe una cantidad de mitos que desinforman a la gente, generando resultados negativos que solamente desmotivan a la gente, ya que no logran bajar de peso. Un auténtico ciclo vicioso.

Uno de los grandes mitos es que hacer mucho ejercicio nos da el derecho de comer lo que sea. Hacer ejercicio nos produce una estimulación del apetito aún mayor que cuando estamos sedentarios, con una tendencia a ingerir mucho más alimentos con más calorías, pero sí no se respeta el límite se puede anular por completo el efecto del ejercicio.

07-02La mayoría de los tratamientos para bajar de peso son completamente inofensivos, pero lo que sí puede suceder es que los resultados no sean permanentes. Sobre todo cuando usamos pastillas para adelgazar, ya que esto si puede hacer que en un muy corto tiempo bajemos de peso, pero generan una dependencia a ellas. Lo que puede resultar en una recaída.

Otros tratamientos como la cirugía o liposucción si puede llegar a doler intensamente, por eso recomendamos mucho más abstenerse de estos tratamientos y considerar las alternativos más naturales. La simple idea de “comer menos y moverse más” puede ser el factor más correcto para llegar a la conclusión de lo que queremos lograr. Pensar en cuestión de metas e irlas logrando poco a poco.

Captura-de-pantalla-2019-03-05-a-la-s-16-57-57

Obviamente hay factores que funcionan en nuestra contra por ejemplo, una vez que perdemos incluso una pequeña cantidad de peso reduciendo las calorías, nuestro cuerpo lucha para defender nuestro peso “original”, en parte disminuyendo nuestro metabolismo y aumentando el apetito. Esto puede llevar a la frustración y al deseo de rendirse, lo que puede hacer que recuperemos el peso que hemos perdido, y aún más, a pesar de nuestras mejores intenciones.

Los medicamentos para bajar de peso no son para todos. Las razones por las que los médicos no pueden prescribirlos incluyen el embarazo y la lactancia, así como cualquier afección médica grave, como un ataque cardiaco reciente, un accidente cerebrovascular o insuficiencia renal.

07-04

Así que no hay que perder la motivación, la ruta fácil siempre existirá y haremos derroches de dinero innecesarios, así que no hay nada como evitarse el dolor y seguir con nuestras rutinas, recordemos que la vida sin disciplina no nos lograremos evolucionar.

No existe un secreto para lograr bajar de peso rápidamente, pero si existe un secreto para vivir y eso nunca incluye sufrir dolor.