Tendencias de la Belleza

Hombres y la armonización facial

25.02.2019

¿Sabías que el Hombre muestra los signos de envejecimiento en la piel, más tarde que la mujer? Si, así es. Sin embargo cuándo comienza ,el proceso es más brusco y rápido.
Hay diferencias como mayor grosor, mayor cantidad de colágeno, glándulas sebáceas activas por más tiempo, destinan al hombre en realidad, a estar mejor preparado frente a las arrugas. La piel del hombre acaba expuesta a agresiones exteriores como el frío, el viento,el sol, la contaminación y el afeitado diario. Así que tres son los objetivos que debe buscar el hombre para su piel son protección, hidratación y comodidad. No esperes a que tu piel te lo pida a gritos. Cuídala, para encontrar no sólo belleza, también bienestar. Como era de esperarse, la piel de los hombres es muy diferente a la de las mujeres, a continuación te contamos en qué.

La frente del hombre, la arruga es bella. De hecho, una frente demasiado lisa feminiza la región, por eso nunca se deben eliminar todas. Las arrugas de la frente y las patas de gallo, en su justa medida, resultan muy atractivas. La forma de tratar esta zona es pinchando más diluido que en la mujer, para suavizar las arrugas sin dejar la frente lisa. Las cejas deben quedar rectas, gruesas, bajas y planas. Jamás hay que afinar, arquear ni levantar las cejas de los hombres. El tratamiento se realiza más concentrado en el arco de la ceja y evitando pinchar el extremo de la misma para que no se eleve y arquee.

El retoque de la nariz es uno de los más sensibles a la hora de masculinizar o feminizar un rostro. Para que el resultado sea óptimo hay que tener en cuenta que la nariz del hombre suele tener la punta más marcada, es algo más baja que la de la mujer y tiene las fosas nasales un poco más abiertas, se utiliza ácido hialurónico de alta densidad. Las mejillas suelen ser más angulosas que las de la mujer debido a que tienen un mayor desarrollo muscular y un menor depósito de grasa, por eso los contornos deben ser siempre más marcados.

Mientras que en la mujer se busca la proporción entre la boca y la forma de su cara, en el hombre se debe guardar la proporción entre la nariz y el mentón. Es decir, con una nariz grande y un mentón grande se debe tener unos labios gruesos, y con una nariz pequeña y un mentón pequeño estos deben ser finos. Para aumentar los labios se pincha ácido hialurónico de baja densidad.

El mentón de la mujer debe ser poco proyectado y tan ancho como su nariz, en el hombre debe tener más proyección y ser tan ancho como sus labios, además de conservar una forma cuadrada y una base plana. Para conseguir un mentón varonil, cuadrado y ancho, se pincha en los laterales inferiores de este con ácido hialurónico de alta densidad.

La mandíbula masculina es más cuadrada y ancha que la de la mujer, tiene el masetero pronunciado y está en línea con el pómulo. A la hora de retocarla nunca deberían transformarse estos rasgos, para darle forma se pinchan ácidos hialurónicos de alta densidad a lo largo de todo el ángulo mandibular.