Mitos y verdades

Mitos sobre las arrugas

11.09.2019

La única cosa que sabemos con precisión sobre las arrugas es lo mucho que les tememos, y si no, por lo menos no tenemos ninguna urgencia para que lleguen a nuestras vidas. Sin embargo, alrededor de este fenómeno existen muchas dudas que nos hacen hacer cualquier tipo de locura con tal de alejarnos de ellas.

 

Para empezar, creemos que la genética es la principal causa de las arrugas, sin embargo, eso es falso, ya que, si bien tiene que ver en cierta medida, es el sol el que daña más nuestra piel y entre más nos exponemos, será mayor la cantidad de rayos UV a los que sometemos nuestra piel.

 

 

Ahora bien, hablemos del tipo de piel, ya que podemos llegar a creer lógico que las personas con piel grasa son menos propensas a las arrugas, sin embargo, de nuevo se estaría tratando de información equivocada. Hasta la fecha no hay ningún tipo de prueba que nos muestre que este tipo de piel es menos propensa a las temibles arrugas.

 

Una vez que aparecen haremos lo necesario para frenan su avance, o de ser posible hasta desaparecerlas, es entonces que empezamos a probar productos a diestra y siniestra, por lo menos hasta que encontremos el adecuado, sin embargo, una vez que encontramos el producto milagroso podemos cometer el error de quedarnos, ahí, pero sería lo peor que podemos hacer. Hay veces que llegamos a estos productos por recomendación, pero hay muchas opciones que resultan muy buenas sin la necesidad de gastar millones.

 

 

Por último, uno de los mitos más importantes y lamentablemente más creídos, es el de la sonrisa. Ya que la gente tiende a pensar que sonreír en exceso acelera el riesgo de arrugas, cuando la realidad es que hay un desgaste natural e inevitable en la piel. Pero si en algún momento somos hermosas, es precisamente cuando sonreímos, así que jamás y por ningún motivo sacrifiques tu sonrisa.